"Mi vida transcurría por los senderos de la mediocridad y el aburrimiento hasta que empecé a practicar yoga con katiuskas. Hoy me siento plenamente realizado y volveré a practicarlo en cuanto me recompongan la dentadura."

Obdulio Carrascosa

 

"Yo nunca he sido guapo, más bien todo lo contrario, y siempre me he sentido un poco acomplejado y fuera de lugar. Sin embargo, desde que empecé a jugar al hockey sobre cerdos, me siento perfectamente integrado e incluso puedo decir que ya no soy el más feo del grupo, puesto que algunos cerdos son más feos que yo."

Leonardo Palomino  

 

"Cada vez que me siento frente al tablero para disputar una partida de ajedrez con escafandra, me se olvidan los problemas. A veces, incluso me se olvida la escafandra."

Crispín Muelas

 

"Estoy deseando que llegue el fin de semana para calzarme las katiuskas y dedicar un par de horas al parkour con informáticos. Bueno, un par de horas igual no, pero cinco minutos sí que aguanto a esos gilipollas."

Leopoldo Morcillo

 

"Gracias al hockey sobre cerdos puedo decir que soy una persona nueva, más comprometida con la sociedad y más orientada hacia la idiosincrasia porcina. Sin lugar a dudas, estoy experimentando un crecimiento personal que no había logrado cuando estudiaba para fabricar ponchos, ni quemando cajeros del Banco de Santander los sábados por la noche."

Susana Piqueras

 

"Quiero felicitar públicamente a la Real Federación Española de Deportes con Katiuskas por su gran labor de divulgación y apoyo al deporte. Y eso que el presidente me cae como el culo."

Magdalena Rebolledo

 

"Afirmo que el waterpolo con picadores me ha cambiado la vida, pues juego de monosabio y cada vez que le sacudo a un rival en la cresta con el garrote, percibo un energia positiva que me reconcilia con el Cosmos. Lógicamente, me pongo morao de repartir hostias."

Alfredito Villegas

 

"Juego como centrocampista en un equipo de hockey sobre cerdos y sólo puedo decir cosas buenas de este maravilloso deporte, ya que en muchas ocasiones logro una compenetración total con mi propio cerdo, que me llena completamente. Fíjate lo que estoy diciendo de un puto cerdo."

Pilarín Gómez-Raposo

 

"Para mí no hay carrera comparable a los doscientos metros katiuskas. Esos atletas corriendo con el oso hormiguero al hombro y el lanzagranadas, componen estampas de singular y abigarrada belleza. Y sé muy bien de lo que hablo porque muchas veces salgo de reserva cuando falta un oso hormiguero."

Ernesto Camuñas 

 

"Dejé de hacer deporte tras quedarme embarazada por culpa del butanero, y la verdad es que me notaba fuera de forma e incluso desmotivada. Afortunadamente, me inicié en el ajedrez con escafandra y a base de hostias he conseguido encontrarme conmigo misma, con una persona diferente a la que era antes y con la que me siento plenamente identificada. Cada vez que me sacuden con la llave inglesa experimento una sensación maravillosa, siento que soy un todo con mi escafandra. Y por supuesto, he cancelado el contrato con Repsol butano."

Carmela Cebollino 

 

"Hace unos meses, mi vida se derrumbó cuando en una revisión rutinaria me detectaron una enfermedad rara llamada OBG (Orejosis Bipolar Giratoria), que consiste en que tengo las orejas muy grandes y se me giran cuando el viento sopla fuerte, provocándome enormes dolores cervicales y cambios de carril involuntarios. Como terapia, comencé a jugar al waterpolo con picadores, y como ahí los monosabios te atizan fuerte en la cresta, se me acabaron desprendiendo ambas orejas y ya no padezco la maligna enfermedad, por lo que soy una persona nueva y por fin llevo las riendas de mi vida."

Mari Puri Benavente 

 

"Nunca agradeceré lo suficiente a la Real Federación Española de Deportes con Katiuskas su ingente trabajo por y para el desarrollo del deporte, puesto que gracias al hockey sobre cerdos he encontrado el equilibrio entre mi vida personal y profesional, e incluso he superado mi problema con el pienso." 

Porky Camuñas-Angoso

 

"Hace unos meses comencé a entrenar y a participar en carreras de doscientos metros katiuskas, y puedo afirmar que este deporte me ha ayudado a encontrar a la verdadera persona que hay en mí, tras un viaje apasionante sobre mis propias katiuskas, no sé si me explico. El caso es que me pongo las katiuskas, cojo al oso hormiguero y el lanzagranadas, y se abre ante mí un mundo nuevo de sensaciones que me procuran una gran paz interior. Sobre todo cuando le disparo a quemarropa al hijoputa de la ITV."

Eustaquio Parrales

 

 

Real Federación Española de Deportes con Katiuskas. Todos los derechos reservados.